Háblame de ti: cómo responder en una entrevista de trabajo

El primer encuentro con el reclutador es crucial para aumentar o disminuir tus posibilidades de ganar la oferta de empleo. Lo que dices y cómo lo dices será lo que determinará tu futuro en el proceso de selección. Sobre todo, cuando el entrevistador te diga: «háblame de ti».

Crea tu curriculum profesional en minutos

Las entrevistas se ganan o se pierden en los 20 primeros segundos, en las 20 primeras palabras y en los 20 primeros gestos. Por esa razón, antes de entrar a la entrevista de trabajo es muy importante que alimentes tu seguridad y confianza. Porque una mala respuesta podría cerrarte las puertas, aunque tu perfil sea el mejor.

Descubre cuál es la forma correcta de responder al «háblame de ti» en una entrevista de trabajo para impactar a los reclutadores.

¿Por qué los reclutadores repiten el háblame de ti al entrevistar?

Porque quieren tener una imagen general de ti en pocos minutos, quieren saber qué tan seguro estás de tus capacidades y habilidades, quieren que les vendas tu perfil.

No debes ver esto como un obstáculo en el proceso de selección. Por el contrario, es una oportunidad para causar una excelente primera impresión.

En este punto, tal vez el entrevistador ya leyó tu currículum, tu perfil, tu experiencia laboral, tus habilidades, e incluso tus redes sociales… Sin embargo, te está poniendo a prueba; quiere saber cómo te comunicas.

Estos son otros motivos que llevan a los entrevistadores a pedirte que hables sobre ti:

  • Quieren conocer tus cualidades.
  • Quieren saber si encajas con los valores de la compañía.
  • Quieren corroborar la información del currículum.
  • Quieren saber cómo te describes como persona y como profesional.
  • Quieren poner a prueba tu confianza y seguridad.
  • Quieren filtrar el proceso de selección para quedarse con los mejores candidatos.
Si ves esta pregunta como un momento para destacar, podrías quedarte con el puesto.

¿Por dónde empezar?

Hay otras frases que los seleccionadores podrían usar para pedirte que les hables de ti. Unos ejemplos serían:

  • Me ha gustado mucho tu currículum. ¿Podrías hablarme más sobre ti?
  • ¿Cómo te describirías a ti mismo?
  • ¿Cómo ha sido tu recorrido profesional?
Con esta introducción ya sabes que  la entrevista está en un punto determinante.  Lo que respondas (y cómo lo respondas) va a incidir sobre el rumbo que tomará.

Por ese motivo, es importante que sepas cómo responder esta pregunta tan importante. Esas primeras palabras son cruciales para atraer (o ahuyentar) la atención del entrevistador.

Echa un vistazo a estos cursos de acción que puedes considerar:

  • Menciona tu visión profesional.
  • Menciona tus motivaciones.
  • Cuenta una historia (por qué estudiaste tu carrera, por qué trabajas en el sector…).
  • Preséntate (di quién eres, qué haces y por qué lo haces).
  • Explica cómo es que hoy estás sentado frente al entrevistador (tu trayectoria).
  • Apóyate en tu resumen profesional, pero no lo repitas tal como está en el CV.
Omite datos muy personales, enfócate en el ámbito profesional, en tu formación, en la capacidad que tienes para afrontar las responsabilidades, etc.

háblame de ti en una entrevista de trabajo

¿Qué debo mencionar?

Cuando el entrevistador te diga «háblame de ti» no te paralices, no demuestres nervios, falta de confianza ni inseguridad. Recuerda que las habilidades comunicacionales son puntos fuertes para cualquier puesto de trabajo y, por ende, para cualquier compañía.

Entonces, ¿cuáles son esos temas que puedes mencionar en la entrevista laboral? Estos son unos ejemplos:

  • Tu experiencia laboral.
  • Tu conocimiento.
  • Tu trabajo actual (no la empresa en la que trabajas, sino el rol que desempeñas).
  • Tu formación profesional (y complementaria, como idiomas u otros cursos).
  • Tu motivación profesional.
  • Tu visión dentro del sector (cómo te proyectas en 10 años).
  • Tu conexión con la vacante (lo que podrías sumar al equipo).
Una respuesta de impacto terminará de convencer al entrevistador de que tú eres el candidato perfecto para el puesto de trabajo y te ayudará a pasar a las siguientes etapas.

Consejos para responder asertivamente

Esta parte de la entrevista debes aprovecharla a tu favor. El reclutador te está dando la oportunidad de que seas tú quien destaque tus puntos fuertes. Así que no subestimes tus capacidades. Toma en cuenta estos consejos para dar una buena respuesta:

  • Prepara tu guion con anticipación. Antes de ir a la entrevista tómate el tiempo de ensayar la respuesta tomando como referencia la imagen que quieres transmitir y la impresión que quieres causar en los seleccionadores.
  • Ajusta tu respuesta al puesto y a la empresa. El reclutador quiere que le convenzas de por qué tú eres el candidato ideal para el empleo. Tu respuesta debe ajustarse tanto al cargo como a la empresa.
  • Sé breve y conciso. Una respuesta breve, contundente, relevante y comprensible será más que suficiente para que el entrevistador forme una imagen global de ti.
  • Destaca los puntos fuertes de tu perfil. Mantén una actitud positiva en todo momento. Se trata de destacar tus fortalezas, no de lamentar tus debilidades.
  • Usa la honestidad como un arma. No mientas, el reclutador te descubrirá y podría ser el fin de una entrevista que tanto añoraste. Si no tienes trayectoria laboral o si recién te acabas de graduar, no tienes porqué esconderlo.
El área de recursos humanos, en las entrevistas, evalúa tanto tus respuestas como tus gestos. Tu personalidad debe demostrar cómo te desenvolverías en el empleo si lo obtuvieses.

Posibles respuestas

Hay varias formas de responder esta pregunta, siempre variará depende del enfoque que desees darle al discurso y, por supuesto, si el seleccionador añade una información adicional. No existe una única respuesta correcta a esta pregunta ni una fórmula; sin embargo, estas alternativas de respuestas podrías adaptarlas a tu entrevista laboral:

Ir directamente al grano

Depende del ritmo de la entrevista, cuando el seleccionador te pida que hables sobre ti podrías ir directamente al grano. Por ejemplo:

CORRECTO
Soy arquitecto desde hace 6 años y me especializo en la edificación comercial. Desde que comencé en la arquitectura me interesé por la construcción de espacios funcionales para empresas. Mi propósito es la creación de zonas de trabajo acogedoras y atractivas donde un trabajador se sienta a gusto al punto de querer llegar temprano hasta los lunes.

Es esto mismo lo que quiero lograr con los proyectos de edificación comercial de esta constructora: crear espacios cómodos que permitan a la empresa potenciar la productividad de su personal y, a su vez, transmitir una imagen positiva a sus clientes.

Comenzar con una historia

Es una buena forma de romper el hielo y trasladar al reclutador hacia el contexto que desees. Como los inicios de tu carrera profesional, tu visión en el sector, los aprendizajes… Por ejemplo:

Quién diría que una película me traería hasta aquí. Cuando conocí una parte del mundo publicitario, en una tarde de cine, descubrí que quería estudiar Publicidad.

Acabo de culminar mi licenciatura en esta maravillosa profesión, y para mí sería un honor incursionar al mercado laboral de la mano de esta agencia. Crear campañas publicitarias capaces de calar en la mente del consumidor objetivo es lo que me desvela día y noche.

Tengo una maestría en neurocopywriting, a través de la cual he podido entender cómo funciona la mente humana y cómo, por medio de la Publicidad, podemos conectar con el cliente. Es este sentir lo que me ha traído hasta aquí. Quiero crear campañas únicas que la competencia no espere y cuya tasa de conversión supere las expectativas.

Mencionar cómo has evolucionado profesionalmente

La persona que eras cuando comenzaste tu trayectoria profesional no es la misma que hoy está en la entrevista. Déjale saber al reclutador cómo han cambiado tus conocimientos, experiencias, habilidades, logros… Que se note que tu objetivo es evolucionar.

Por ejemplo:

CORRECTO
Comencé como ayudante de cocina con un propósito en mente: aprender de los mejores para convertirme en uno de los mejores. Me he encargado de que así sea. A lo largo de mi trayectoria he vivido experiencias gratificantes. Desde errores hasta logros. Es justo esto lo que me ha convertido en el profesional que hoy está aquí dando un gran paso: optar al empleo de jefe de cocineros, cumpliendo uno de mis grandes anhelos.

Los demás candidatos podrían no saber responder a esta pregunta. Es tu momento para destacar como un candidato fuerte para ganar el puesto.

Cómo prepararte para esta frase

La improvisación no siempre entrega los resultados deseados y, mucho menos, en una entrevista laboral. Si no quieres que el reclutador te tome por sorpresa, prepárate antes de ir a la cita. Has avanzado en el proceso como para dejárselo a la suerte.

Prepararte para responder positivamente todas las preguntas hará una gran diferencia en el resultado en las siguientes etapas.

Estos consejos te ayudarán a responder exitosamente todas las preguntas:

  • Conoce a la empresa. Sus valores, filosofía, productos, servicios… Tienes que saber a qué compañía quieres entrar.
  • Ensaya la respuesta. Párate frente al espejo e imagínate delante del seleccionador justo en el momento que te diga «háblame de ti». Menciona tu carrera laboral, tu formación, idiomas, tus competencias… Practica cómo responder la pregunta, haz un video y luego analízalo para evaluar hasta tu expresión corporal.
  • Visualízate dentro del puesto. Esto te dará más confianza y aumentará tu motivación para responder favorablemente en tu presentación.
Para muchos candidatos el hecho de imaginarse en la parte de «háblame de ti» en una entrevista de trabajo, supone un momento de terror y parálisis al no saber cómo responder. En tu caso puede ser distinto, esta es una oportunidad para tomar ventaja.

Lo que no debes decir

La sinceridad es bien valorada, pero con mesura. Hay información que no es relevante ni para el puesto ni para el reclutador. Esto podría perjudicarte como candidato.

Algunos temas que no deberías mencionar:

  • Información personal. Evita comentar datos de tu casa, familia… A no ser que sirva para reforzar tus cualidades y competencias con relación al trabajo.
  • Detalles negativos de tu anterior trabajo. Ninguna empresa quiere trabajar con alguien que hable mal de sus anteriores empleos.
  • «No sé». Ni un buen currículum te hará avanzar si pronuncias esta frase.
  • Otras ofertas. No intentes ejercer presión en el entrevistador diciéndole que tienes otros proyectos esperando por tu respuesta. Esto podría actuar en tu contra.

Responder a la pregunta háblame de ti no tiene que ser un desafío

La mejor manera de responder a las necesidades de los reclutadores en una sola conversación es mencionando datos relevantes sobre tu experiencia y formación. Hay muchos aspectos que es mejor descartar en tu discurso.

Recuerda que la idea principal es sumar puntos con tu respuesta. Así que evitar decir las características de tus anteriores empleos o comentar únicamente las funciones que tenías. Dale la vuelta a la pregunta y enfócala, al final, a tus logros destacados.

No intentes abarcar mucho. Pocas personas saben responder correctamente al «háblame de ti» en una entrevista, porque creen que deben hacer un resumen de su vida y no es así. Los reclutadores quieren información profesional, no personal.

A medida que lo entiendas verás que no es un desafío, sino el momento que te puede llevar a marcar una gran diferencia respecto al resto de candidatos.

Para finalizar

Recapitulemos:

  • No demuestres miedo, desconfianza ni inseguridad. Mantente firme ante el entrevistador y responde de forma concisa cuando te diga «háblame de ti».
  • Las primeras palabras son importantes. Primero puedes romper el hielo contando una breve historia siempre que tenga conexión con tu carrera o puesto.
  • No repitas exactamente lo que está en tu CV.
  • No menciones información ni temas ajenos al empleo.
Al momento de buscar empleo y acudir a la entrevista laboral, prepárate. Esto incrementa tus posibilidades de tener éxito en el proceso de selección, disipar dudas, resaltar tus puntos fuertes y, en el mejor de los casos, conseguir el anhelado «estás contratado».

Artículos similares