Las mejores 10 excusas para faltar al trabajo por una semana sin riesgo a ser despedido

Si necesitas varios días libres, pero no sabes cómo solicitar el permiso a tu empleador o te lo han denegado otras veces, te revelamos las mejores excusas para faltar al trabajo por una semana.

Crea tu currículum en 15 minutos

Nuestra colección gratuita de plantillas de CV diseñadas por expertos te ayudará a destacar entre la multitud y acercarte un paso más al trabajo de tus sueños.

Crea tu currículum
Índice
Índice

Crea tu currículum en 15 minutos

Nuestra colección gratuita de plantillas de CV diseñadas por expertos te ayudará a destacar entre la multitud y acercarte un paso más al trabajo de tus sueños.

Crear mi CV

Usar un pretexto para no asistir al trabajo no es lo más recomendado; sin embargo, entendemos que a veces es necesario desconectarse de la presión del trabajo para volver con más energía para tener un mayor rendimiento profesional, algo que algunos empleadores no entienden de este modo.

En este caso, sí puedes utilizar una pequeña ‘mentirita’ piadosa para conseguir varios días libres en tu empleo. Eso sí, que no te descubran por usar cualquier pretexto absurdo.

A continuación, te reseñamos nuestro ranking de las 10 excusas para faltar al trabajo por una semana que son válidas y creíbles para no ser descubierto. ✔

Top 10 de pretextos para faltar al trabajo por una semana


Excusas para faltar al trabajo por una semana


Dar las mejores excusas para respaldar tu ausencia al trabajo es crucial para que el empleador no te descubra y, en consecuencia, te despida con justa razón. Así que aquí tienes las mejores excusas para justificar tu falta al trabajo por una semana 👇: 

1. «He tenido una emergencia familiar»

Es, por mucho, la excusa más común para faltar al trabajo, que bien puede funcionarte para obtener un par de días libres, dependiendo de la ‘gravedad’ de la urgencia con tu familia.

Una emergencia familiar creíble podría ser, por ejemplo, que algún familiar ha tenido un accidente o debes cuidar a un familiar que está muy enfermo. Si tienes hijos, también podrías mencionar que uno ha enfermado. Y si bien usar la supuesta muerte de un familiar también es una excusa muy común para faltar al trabajo, no es nuestra favorita, pero no deja de ser creíble y válida.

¡Ojo!

Que no se te vaya la mano con las emergencias familiares, porque esta excusa podría ser difícil de sostener a largo plazo, además de que el karma da muchas vueltas, es mejor no tentarlo.

2. «Me he enfermado»

Después de la crisis sanitaria, los empleadores prefieren mantener en casa a los trabajadores enfermos para evitar un posible contagio en la empresa, por eso es que esta también es una de las excusas más comunes para faltar al trabajo por una semana (o más).

Además, es un tipo de ausentismo laboral justificado y creíble; sin embargo, debes tener en cuenta que podrían solicitarte algún certificado médico para corroborar tu estado de salud y respaldar tu ausencia, así que ten en cuenta esto si vas a utilizar este pretexto.

3. «Me ha surgido un viaje inesperado»

Este puede ser un tipo de excusa de emergencia familiar, pero el viaje inesperado también podría tener otros detonantes, como una cita médica o un asunto legal, por ejemplo. 

De hecho, en última instancia, podrías argumentar la muerte de un ser querido, que repetimos que no es nuestra excusa favorita para faltar al trabajo, aunque suele ser un justificante creíble.

Además, podrías respaldarte en una posible mudanza, por lo que necesitarías un par de días para poner en orden todas tus cosas e instalarte en la nueva vivienda. También algún tema de estudio.

Si no es problema, y dependiendo de tu trabajo y la excusa que elijas, podrías poner sobre la mesa la opción del teletrabajo durante esa semana que no podrás asistir a la empresa. Claro, sin comprometerte al horario regular, solo di que estarás pendiente de tu móvil, esto es para que sea mucho más fiable tu ausencia laboral, favoreciendo tu profesionalismo.

📌 Lee también: conoce las principales excusas para faltar a un trabajo por un día.

4. «Tengo un viaje religioso»

Muchas empresas entienden y respetan las creencias religiosas de sus colaboradores, permitiéndoles ausentarse del trabajo para asistir a eventos o celebraciones de este fin.

Por lo tanto, puedes argumentar que debes ausentarte por una semana de tu puesto de trabajo porque viajarás para congregarte a un evento religioso previamente planificado.

Ten en cuenta que no todos los empleadores conceden permisos de ausencia por temas religiosos, así que investiga cómo funciona este tipo de ausentismos donde trabajas. Además, notifica con tiempo que no podrás asistir durante un par de días y el porqué.

5. «Tengo un problema personal»

En este caso, no estás obligado a profundizar cuál es el problema personal que te obliga a ausentarte del trabajo por una semana, así que también es un pretexto válido.

Aun así, trae en mente algún asunto personal por si tu empleador insiste demasiado o quieres proporcionar más detalles para justificar más tu ausencia, que no está mal, siempre y cuando no te excedas mencionando un problema personal muy complejo o difícil de creer.

Excusas para faltar al trabajo por una semana

6. «Mi pareja/hijo/familiar tuvo un accidente de tránsito»

Al igual que el tema de enfermedad personal, esta es una de las excusas para faltar al trabajo por una semana más creíbles y usadas actualmente; sin embargo, cuando se alega que el accidente es personal, el empleador podría solicitar justificativos médicos.

Por ende, es más ‘sencillo’ si alegas que el accidente de tránsito lo ha tenido un ser querido, como tu pareja, hijo o familiar. Es un tipo de emergencia familiar muy creíble, ya que los accidentes de tránsito (y en general) son eventos inesperados, así que califican para obtener una licencia o permiso para ausentarse del trabajo por un par de días sin presentar ningún soporte médico.

7. «Mi mascota está enferma»

Las mascotas son parte de la familia, por eso es que hay empresas que conceden permisos de duelo por mascotas, incluso. De modo que esta también es una excusa fácil de creer.

Así que con el pretexto de que tu amigo fiel ha enfermado puedes solicitarle amablemente a tu jefe un par de días libres para atenderle como se merece. En este caso, como lo sugerimos en líneas anteriores, también puedes ofrecerte a mantenerte al tanto en tu móvil si no es problema, esto transmite profesionalismo, responsabilidad y credibilidad.

📌 Te puede interesar: conoce las mejores excusas para renunciar a un empleo.

8. «No me siento bien emocionalmente» 

Más que ser una excusa, este realmente podría ser el justificativo real del porqué quieres ausentarte durante una semana de tu trabajo, porque quizás el agotamiento y el estrés te han envuelto a tal punto de que necesitas desconectarte para volver a conectarte con energía.

Es por este motivo que la salud mental ha cobrado mayor relevancia en los últimos años en las empresas, por lo que los contratantes se ven en la obligación de concederle un permiso de ausencia a un trabajador que alega que no se siente bien emocionalmente.

9. «Duelo por la muerte de un ser querido» 

La ausencia por duelo también es un tipo de ausentismo laboral justificable. Por obvias razones, no es habitual solicitar algún soporte que corrobore la muerte del ser querido.

Ten en cuenta que aunque la licencia por duelo es válida, solo es aplicable en algunos casos, principalmente, por la muerte del cónyuge, padres e hijos.

Algunas empresas también conceden permisos de ausencia por la muerte de una mascota, pero no es una práctica muy extendida, aún no hay un reglamento respecto a este tipo de licencias.

10. «Estuve expuesto al COVID»

Esta es una excusa más reciente, una consecuencia de la crisis sanitaria que vivimos en el año 2020, pero un pretexto válido y creíble para justificar tu ausencia por una semana.

Eso sí, como es lógico, lo más probable es que tengas que demostrar con una prueba que realmente no estás contagiado de COVID. De resto, es poco probable que te pidan otro justificante médico.

Excusas para faltar al trabajo por una semana

A tener en cuenta al usar excusas para faltar al trabajo


Si quieres faltar al trabajo sin ser despedido, debes dar una razón de peso que argumente tu ausencia, por supuesto; porque no presentarse a trabajar sin notificarlo en tiempo y forma es una causa suficiente como para que la empresa te despida inmediatamente, si así lo decide.

Ahora bien…

Si no tienes un motivo válido para argumentar tu ausencia al trabajo, por lo que prefieres recurrir a una excusa (mentira), debes tomar en consideración lo siguiente 👇:

  • Evita usar la muerte de un ser querido como pretexto, es una mentira muy cliché y drástica, además, puede ser difícil de sostener en el tiempo.
  • Ten presente la excusa que darás para no contradecirte en el futuro. Por eso, al elegir el pretexto a usar, piensa muy bien los posibles escenarios que podría plantearte tu jefe para tratar de descubrir si se trataba de una mentira.
  • No des demasiadas explicaciones si no te las piden, esto solo demuestra nervios y desconfianza; tampoco seas muy breve, porque pone en duda la credibilidad del asunto. Lo ideal es anunciar tu ausencia indicando el motivo sin dar muchos detalles y, claro, aclarando el tiempo que permanecerás fuera de la empresa (una semana, en este caso).
  • Comunica con tiempo tu ausencia del trabajo para que la empresa tome sus previsiones con respecto a las tareas que son tu responsabilidad.
  • Evalúa las consecuencias de ausentarte de tu trabajo, porque no todas las excusas son válidas y creíbles para todos los empleadores, lo que podría afectar tu sueldo, por ejemplo, además de ocasionar otros efectos negativos.
  • Usa una excusa para ausentarte del trabajo por una semana como último recurso, que no se te vuelva una costumbre decir mentiras para faltar a tu empleo, porque tu jefe podría no creerte cuando realmente necesites un permiso para ausentarte por un par de días.
  • Considera decir la verdad si el motivo real de tu ausencia se trata de problemas que pueden ser comprendidos por tu empleador. Convérsalo con respeto y amabilidad.

📌 Lee también: aprende a redactar una carta de renuncia voluntaria con ejemplos.

Como cierre…


Decirle la verdad a tu jefe es la mejor opción para justificar tu ausencia al trabajo; sin embargo, es entendible que no siempre es posible por una u otra razón.

De modo que si vas a usar una excusa para argumentar tu ausencia, elige una que no sea tan drástica ni evidente, que puedas mantener en el tiempo y que sea válida y creíble. ✔

Crea tu currículum con las mejores plantillas

Preguntas frecuentes sobre excusas para faltar al trabajo

Adicionalmente, a continuación, tienes más información sobre este tema 👇:

¿Cómo decirle a mi jefe que voy a faltar?

Si se trata de una circunstancia imprevista que te impide asistir personalmente a la empresa, comunícate con tu jefe por teléfono, que es el canal de comunicación más rápido, dile que debes faltar al trabajo ese día por tal razón. Si se trata de un motivo que requiere más planificación, coméntaselo a tu jefe con días de anticipación para que tome las previsiones correspondientes.

¿Cuánto tiempo se puede faltar al trabajo sin justificar?

Esto depende de las políticas de cada empresa, pero, por lo general, es suficiente con que faltes entre dos a tres días al trabajo, sin previo permiso o justificación de tu ausencia, para que tu jefe tome la decisión de despedirte sin que puedas hacer ninguna reclamación.

¿Qué pasa si uno falta al trabajo sin avisar?

En el peor de los casos, la empresa podría tomar la decisión de prescindir de tu colaboración con la culminación de tu contrato laboral, alegando un despido disciplinario, por ejemplo. O también podría castigarte afectando tu sueldo o bonificaciones adicionales, sin despedirte de la empresa.

Crea tu currículum en 15 minutos

Nuestra colección gratuita de plantillas de CV diseñadas por expertos te ayudará a destacar entre la multitud y acercarte un paso más al trabajo de tus sueños.

Crea tu currículum