Habilidades para el currículum: ¿cuáles debes incluir?

La redacción de currículums bien podría considerarse una disciplina aparte. Hasta los profesionales más brillantes podrían pasar desapercibidos en el mercado laboral si sus CV no impactan y, sobre todo, si no recogen sus destrezas personales.

Crea tu curriculum profesional en minutos

Vamos a analizar la importancia de las habilidades para los currículums, ese conjunto de pericias que solo se aprenden en la vida misma, y que tantas veces marcan la diferencia entre las personas.

Qué habilidades debemos incluir en nuestro currículum

Antes de desgranar qué habilidades podemos poner en el CV, prestemos atención a su verdadero porqué. ¿De verdad son tan importantes las soft skills (habilidades blandas, otra forma de llamar a las habilidades personales) en el perfil de un candidato?

La respuesta es sorprendentemente rotunda: sí, las habilidades personales tienen una  gran relevancia para los técnicos de selección , y constituyen un complemento muy revelador para la elaboración de perfiles profesionales. No olvidemos que los reclutadores son expertos en leer entre líneas, en su misión de encontrar talento para la empresa.

En otras palabras, a un candidato con grandes conocimientos técnicos o una vasta experiencia profesional, pero que carezca de habilidades personales, le costará mucho más encontrar un empleo que a alguien menos brillante, pero con más bagaje de soft skills.

Esta es una lista de habilidades personales que podrían formar parte de tu currículum, y que podrían decantar la balanza a tu favor en un proceso de selección:

  • Liderazgo
  • Persuasión
  • Responsabilidad
  • Comunicación verbal / escrita
  • Organización del tiempo
  • Pensamiento crítico
  • Ética/integridad personal
  • Empatía
  • Resolución de conflictos
  • Comunicación asertiva
  • Iniciativa propia
  • Relaciones interpersonales
  • Trabajar bien bajo presión
  • Optimismo
  • Creatividad
  • Escucha activa
  • Atención a los detalles
  • Búsqueda de la innovación

Cuáles son las habilidades más solicitadas

De acuerdo con estudios realizados por diversas consultoras y conocidos portales de búsqueda de empleo, existen ciertas habilidades a destacar en un currículum que se llevan la palma en cuanto a popularidad y demanda por parte de las empresas.

  • Habilidades comunicativas. Comprenden todo el proceso de comunicación interpersonal. Una buena comunicación oral y escrita, así como dotes de escucha y comprensión, son habilidades fundamentales para dirigir equipos y transmitir mensajes.

 

  • Gestión eficaz del tiempo. En un escenario donde cada vez las empresas valoran más la productividad, se hace imprescindible que el candidato sea capaz de aprovechar su tiempo al máximo, y realizar el máximo de tareas en el menor tiempo.

 

  • Dotes de liderazgo. De especial relevancia para optar a puestos directivos o mandos intermedios, las dotes de liderazgo comprenden una serie de habilidades adicionales que conforman un perfil que lleva de la mano a sus equipos hacia la consecución de sus objetivos.

 

  • Trabajo en equipo. Esta habilidad se antoja casi imprescindible, porque la gran mayoría de los trabajos se tienen que realizar en sincronización con otras personas o departamentos.

 

  • Creatividad. En determinados puestos, es fundamental ser capaces de ver cosas nuevas donde nadie las ve, y trazar caminos de mejora para actualizar procesos o políticas obsoletas.

 

  • Flexibilidad. La naturaleza de ciertos trabajos ocasiona que no siempre las condiciones laborales sean cómodas; es muy deseable contar con empleados que sepan adaptarse a viajes, cambios de ubicación o alteraciones horarias.

 

  • Resolución de problemas. Esta destreza se refiere a la capacidad del empleado de sortear las dificultades con las que se encuentra en su trabajo, con iniciativa y determinación.

 

  • Organización. Los empleados organizados, con metodologías de trabajo estructuradas y rigurosas, son especialmente valiosos en puestos de oficina, donde han de hacer gala de una alta eficiencia en la gestión de sus tareas.

 

  • Atención al cliente. Puede resultar llamativo que ocupe un puesto entre las habilidades personales para el currículum, pero no es sino la conjunción de escucha activa, aptitudes comunicativas, paciencia, persuasión, y resolución de conflictos, conformando un “todo en uno”.

 

  • Resolución de conflictos. Los roces entre compañeros y departamentos, o con clientes y proveedores, pueden darse con mucha frecuencia en el ámbito laboral. El valor de esta habilidad reside en la necesidad de encontrar los puntos de entendimientos entre las partes para que el trabajo salga adelante.

Dónde debemos incluir las habilidades personales en nuestro currículum

A pesar de su importancia, las habilidades personales no tienen el carácter suficiente para constituir un epígrafe aparte en un CV, deben incluirse dentro de otras secciones del currículum de forma natural.

Una buena opción es crear una sección de «Destrezas», en la que mezcles o intercales tus conocimientos académicos o técnicos con tus habilidades personales, de tal modo que puedas  justificarlas con la misma facilidad ; en cuanto el reclutador te conozca, debería poder dar fe de que has dicho la verdad.

Otro modo es introducirlas mediante datos concretos en la descripción de tus experiencias laborales, es decir, que gracias a tus habilidades personales has logrado la consecución de unos u otros objetivos en tus puestos de trabajo anteriores. Dicho de otro modo, utiliza métricas reales de tu experiencia laboral para demostrar que cuentas con dichas habilidades.

Cómo añadir nuestras habilidades en el currículum

Si ya sabes qué poner en el apartado «destrezas» en tu CV, podrías estar tentado de rellenarlo como un listado indiscriminado de habilidades. No te recomendamos que lo hagas así, y te vamos a explicar por qué.

SuchUna enumeración excesivamente larga o minuciosa de tus habilidades personales tenderá a restar credibilidad a tu currículum, especialmente porque hasta que el reclutador no te haya entrevistado, no tendrá ocasión de comprobar si tales habilidades se corresponden con la realidad.

En su lugar, te recomendamos que menciones expresamente las 2 o 3 soft skills más relevantes para el puesto al que estés optando, dentro de la lista de tus conocimientos técnicos (ofimática, idiomas, estudios superiores), y «dejes caer el resto» a lo largo de todo el CV.

 

Asegúrate siempre de que, si vas a incorporar tus habilidades personales para mejorar tu currículum, puedas acreditar que realmente las posees, ya que  los técnicos de selección siempre acabarán dándose cuenta de ello.  Y, desde luego, si cuentas con ellas y pueden hablar por ti, no dudes en incluirlas de forma natural en tu CV, ya que pueden marcar la diferencia de tu candidatura con respecto a las demás.

Artículos similares