Qué es el perfil profesional en un currículum y cómo desarrollarlo

La redacción de un CV merece tomarse su tiempo y su planificación, puesto que el resultado final será un documento que debe impactar rápidamente a los reclutadores.

Crea tu curriculum profesional en minutos

En multitud de ocasiones, incluir una sección con tu perfil profesional, bien glosado y con información certera, podría marcar la diferencia a tu favor.

¿Qué es el perfil profesional en un currículum?

Teniendo en cuenta la gran cantidad de currículums que pasan por las manos de los reclutadores, ¿no parece más que necesario destacar entre la multitud y conseguir que el técnico de selección fije sus ojos en nuestro CV?

Una buena herramienta para conseguirlo es el perfil profesional de un currículum, que no es sino la síntesis de toda tu trayectoria laboral en un solo párrafo:  un texto introductorio, rápido de leer y fácil de comprender para el técnico de selección. 

¿Qué información debe incluir el perfil profesional?

En esas líneas que deben actuar como resumen y reclamo, al mismo tiempo, glosarás tu experiencia laboral, tu formación académica y/o complementaria, y tus competencias, habilidades y puntos fuertes, pero siempre orientados a la oferta de trabajo a la que estés dirigiendo tu candidatura: no tendrá mucho sentido poner de relieve experiencias o aptitudes que no guarden una relación estrecha con el puesto al que optas.

Ten siempre en cuenta que no estamos hablando de tu objetivo profesional: este último está pensado para ser incluido en perfiles con escaso bagaje laboral, y plasmar más tu proyección que tu trayectoria pasada.

Perfil profesional

¿Cómo redactar un perfil profesional?

Deberás hacer un ejercicio de síntesis (no más de 4-5 líneas) siguiendo una estructura sencilla, que conste de una presentación y de un desarrollo.

En primer lugar, un apartado de presentación, que contenga una breve frase «gancho», descriptiva de tu perfil. Para ello, puedes:

  • Acentuar tu formación académica: licenciado en…, ingeniero de…, doctor en…
  • Destacar la categoría profesional de tu último empleo (o la más repetida en tu historial): responsable de…, secretario de…, técnico en…
En segundo lugar, una sección de desarrollo donde pondrás el foco en los puntos fuertes que consideres más interesantes para el reclutador:
  • Años de experiencia.
  • Empresas destacadas.
  • Grado de especialización.
  • Experiencias profesionales más constructivas.
  • Formación.
  • Tareas más relevantes.
  • Habilidades adquiridas.

Las claves de un buen perfil profesional

La experiencia

Todos sabemos que la veteranía es un grado, y son muchas más las vacantes de trabajo que requieren de una experiencia previa que las que están orientadas a jóvenes talentos o recién titulados.

En cuanto hayas reunido ciertos años de experiencia laboral en el mismo sector o en puestos similares al que optes, no dudes en plasmar el dato lo antes posible en tu perfil profesional.

Sin embargo, esta mención no resultará útil si estás cambiando de perspectiva laboral, es decir, si has decidido dar un giro a tu carrera y quieres enfrentarte a nuevos retos profesionales: por ejemplo, tu experiencia en atención al público no será relevante para un puesto de auxiliar administrativo.

Algunos ejemplos son:

  • “… más de diez años de experiencia como especialista en marketing y comunicación”.
  • “… 5 años de experiencia como técnico de laboratorio”.

Las empresas destacadas

Generalmente, jugará a tu favor el hecho de haberte incorporado en alguna ocasión a una empresa de renombre, o que goce de cierto prestigio en el sector de actividad de la empresa en la que deseas enrolarte. Al mencionar el nombre de una corporación muy conocida, con casi toda seguridad el reclutador seguirá leyendo.

Además, si la empresa mencionada es competencia directa de la que te está ofertando el puesto, quizá el reclutador piense que es buena idea incorporar a alguien que ya conoce cómo trabajan sus competidores, y así beneficiarse de tu bagaje.

Aquí tienes dos buenos ejemplos de datos de un perfil profesional:

  • Has trabajado en Orange, y optas a un puesto en Vodafone.
  • Tu sector de actividad es la ingeniería, y has trabajado en Técnicas Reunidas.

La formación

La formación académica casi siempre es un punto a favor del candidato, pero no siempre será así, especialmente si el puesto al que estás optando tiene poco o nada que ver con los estudios superiores que hayas completado, o si tu cualificación no coincide con la deseada para el puesto.

Dicho de otro modo:  los reclutadores suelen advertir situaciones de sobrecualificación  (cuando no se requiere una formación superior a la necesaria para el puesto), y este punto podría jugar en tu contra si optas a puestos de un rango teóricamente inferior al que se presupone de tu titulación.

Por ejemplo, para un puesto de helpdesk, es preferible un “Técnico superior en Administración de Sistemas” que un “Ingeniero en Informática”, pero no para un puesto de analista programador.

El sector de actividad

Puede que tus estudios no guarden mucha relación con el puesto, o que no puedas acreditar muchos años de experiencia; sin embargo, si te has movido en el mismo sector de la vacante a la que optas, no dudes en enfatizarlo.

Lejos de penalizarte, el reclutador tendrá en cuenta tu candidatura con más fuerza, ya que las empresas suelen preferir contratar personas que ya conozcan los detalles del mercado en el que operan (clientes, proveedores, competidores, metodología…).

Te lo mostramos con algunos ejemplos:

  • “Mi carrera se ha desarrollado íntegramente en empresas del sector TIC” es muy recomendable para optar a incorporarse a una empresa tecnológica.
  • “… 5 años de experiencia en el sector Retail” es muy deseable para incorporarse a un comercio minorista o mayorista.

El grado de especialización

Incidir sobre tu grado de especialización solo tendrá sentido si realmente te has especializado en algo en concreto a lo largo de tu carrera. Si eres un profesional polivalente y has abordado disciplinas que tienen poca relación entre sí, quizá sea mejor pasar de largo y no profundizar.

En cambio, si no eres un profesional generalista y puedes acreditar que eres realmente bueno en algo, enfatízalo sin dudarlo: darás un gran valor a tu candidatura, porque las empresas siempre buscan profesionales expertos.

Por ejemplo, puede que sea preferible decir «tengo 5 años de experiencia gestionando bases de datos Oracle y MySQL» que «poseo conocimientos en programación, sistemas operativos y bases de datos».

Las tareas más relevantes

Otra forma de impactar el reclutador es mencionando los hitos en el historial de tu desempeño: lo que hace realmente atractivo a un currículum con estos datos es la confianza que transmiten, porque se basan en  hechos concretos y medibles. 

Sumérgete en tus experiencias profesionales y extrae aquellas funciones laborales que más te hayan aportado, los proyectos más interesantes en los que hayas participado y, en general, las tareas realizadas cuyas métricas arrojen unos resultados excelentes sobre tu trabajo.

Por ejemplo:

  • … conseguí reducir un 15% la deuda de la empresa mediante mi gestión financiera durante un año.
  • … mi atención telefónica fue el aspecto más valorado en las encuestas de satisfacción de los clientes.
  • …logré alcanzar los objetivos de ventas durante siete trimestres consecutivos.

5 consejos para escribir un buen perfil profesional

  1. Brevedad y concreción. No nos cansaremos de recalcar la importancia de sintetizar y emplear pocas palabras, con un contenido lo más directo posible, sin circunloquios ni rodeos.
  2. Segmentación. ¿Quién va a leer tu currículum? Investiga todo lo que puedas sobre la empresa y el puesto al que te estás postulando para seleccionar la información que vas a plasmar en este apartado.
  3. Lenguaje. Evita tecnicismos innecesarios, utiliza un lenguaje lo más universal posible, sin salir del tono formal y resultando lo más inteligible que puedas. Paralelamente, atrévete a emplear frases llamativas y originales.
  4. Ejemplos reales. No dudes en incluir hitos concretos de tu trayectoria mediante los cuales puedas ilustrar tus habilidades y tus puntos fuertes.
  5. Claridad. Sé honesto desde el principio, y comparte tus expectativas claramente: el reclutador te lo agradecerá.

¿En qué parte del CV se tiene que incluir el perfil profesional?

La mejor ubicación para esta sección es al principio del currículum, justo después de los datos de contacto, y antes de que empieces a relatar tu experiencia laboral o tu formación académica.

¿Por qué? Porque, como dijimos, es una introducción que servirá para que el reclutador, de un vistazo rápido, mantenga la atención sobre tu perfil lo suficiente como para querer seguir leyendo el resto del currículum.

Esto significa que no será buena idea incluir la sección del perfil profesional al final del CV, a modo de conclusión. No olvidemos que todos leemos de arriba a abajo, y si el reclutador no encuentra información relevante durante los primeros segundos de lectura,  probablemente pasará al siguiente currículum. 

¿Qué información no debe incluirse en el perfil profesional?

Puede que no tengas muy claro qué puntos desees destacar dentro del perfil profesional de tu currículum, pero hay una serie de aspectos que es sumamente recomendable omitir al redactar esta sección:

  • Tópicos y palabras típicas: no es una buena idea tratar de destacar describiéndote con términos excesivamente ajados, como «motivado», «experto» o «proactivo». ¿Cómo vas a destacar si empleas la misma terminología que todos los demás?

 

  • Cualidades exageradamente buenas: si realmente reúnes las cualidades con las que te promociones, el reclutador lo acabará averiguando sin que se lo digas expresamente, por lo que no es recomendable recalcar unas virtudes que suenen demasiado buenas o que no puedas acreditar solo con la información contenida en el CV.

 

  • Situación de desempleo: aunque sea cierto que estés en el paro y te encuentres casi desesperado por encontrar un trabajo… jamás debes dar a entender esta idea en tu perfil profesional. No olvides que un reclutador no es un benefactor.

 

  • Malas experiencias pasadas: puede que haya algún punto negro en tu trayectoria laboral, y no conviene que lo acentúes. De lo contrario, estarás dando a entender que podría volver a ocurrirte algo parecido, y esta percepción restará credibilidad a tu candidatura.

 

  • Falta de experiencia: salvo para cubrir puestos pensados para perfiles noveles, existe una tendencia generalizada de los técnicos de selección de no valorar candidaturas que carezcan de experiencia profesional. Si es tu caso, será preferible pasar de puntillas por esta realidad, e incidir más sobre otros aspectos.

¿Debo incluir el perfil profesional en mi currículum si tengo poca experiencia?

Sí, siempre que tengas algo relevante e impactante que decir. A la luz del apartado anterior, se deduce fácilmente que los candidatos con escasa experiencia laboral redactarán esta sección en otros términos, y quizá sea mejor que se acentúen:

  • La formación académica
  • Las habilidades y aptitudes
  • Los objetivos laborales
Además, un rasgo característico de los candidatos noveles es su motivación y entusiasmo. Si es tu caso, no dejes de transmitir pasión y empuje, porque son valores inherentes a la juventud y así lo esperan tanto los técnicos de selección como las propias empresas.

Beneficios del perfil profesional

¿En qué beneficia al CV la redacción de un perfil profesional?

Recordemos que, aunque el perfil profesional no sea una sección imprescindible en los CV, su inclusión es sumamente recomendable cuando se cuenta con algo de experiencia laboral y una trayectoria relevante para optar al puesto de trabajo.

Por lo tanto, hay varios y poderosos motivos para redactar un buen perfil profesional:

  1. Pondrá en valor tus puntos fuertes.
  2. Al captar la atención del técnico de selección, te ayudará a diferenciarte de otros candidatos.
  3. Expondrás aspectos de interés que normalmente no se pueden ubicar en otras secciones.
  4. Ayudarás al reclutador a explicar rápidamente tu candidatura en la empresa.

Tipos de perfiles profesionales en el currículum

Quizás la mejor manera de que entiendas lo que es un perfil profesional para CV sea con ejemplos, abandonando momentáneamente la teoría, y fijándote en algunos tipos concretos de perfiles profesionales, redactados según el enfoque que desees darle.

Resumen ejecutivo

Es la forma de entender un perfil profesional desde los conceptos más estrictos de síntesis y practicidad. Un resumen ejecutivo es un perfil directo, donde informarás brevemente de tu sector de actividad, tu formación académica y/o tus habilidades.

Director Comercial con 15 años de experiencia en gestión de equipos de ventas en el sector de las nuevas tecnologías; organizado y orientado a resultados.

Competencias profesionales y personales

En este caso, el perfil profesional será algo más extenso porque ahonda en las competencias del candidato, tanto a nivel técnico (puramente profesionales) como a nivel blando (de índole personal).

Como ingeniero en informática, durante mi carrera profesional me he enfocado en las tecnologías orientadas al análisis de los datos: he colaborado con otros profesionales en proyectos de Big Data, y me siento cómodo trabajando en equipo.

Elementos diferenciadores

Si no se pueden extraer grandes conclusiones de tu experiencia laboral o si no cuentas con hard skills suficientes, puedes optar por destacar tus habilidades blandas (soft skills), un conjunto de aptitudes muy necesarias y valoradas por los técnicos de selección en la actualidad.

Es una buena forma de captar la atención de quien lea tu CV, siempre y cuando la cultura de la empresa o las exigencias del puesto no restrinjan necesariamente la selección a perfiles con ciertos años de experiencia o con determinadas titulaciones académicas.

Técnico superior en Administración y Finanzas. Persona responsable, metódica y organizada. Me encuentro cómoda trabajando individualmente o en equipo, y puedo asumir cualquier labor relacionada con facturación y contabilidad de clientes o proveedores.

 

Ejemplos genéricos de perfiles profesionales para las profesiones más demandadas

Comercial de ventas

Comercial de ventas con 10 años de experiencia laboral en mayoristas de informática, especializado en venta consultiva de soluciones IT, enfocado en entablar relaciones duraderas con los clientes y con experiencia en gestionar carteras nutridas. Trabajo bien bajo presión, cuento con fuertes dotes de negociación y estoy totalmente orientado a la consecución de objetivos.

Profesor de idiomas

Licenciado en Matemáticas y profesional de la docencia de esta asignatura, cuento con 10 años de experiencia en instituciones públicas y privadas con alumnos de entre 15 y 17 años: durante la última década, les he ido preparando para las Pruebas de Acceso a la Universidad, con una nota media de 6,88.

Empleado de banca

Licenciada en Económicas, con 4 años de experiencia como auxiliar de caja y 6 años atendiendo al público, me he orientado a realizar tareas de gestión de clientes al mismo tiempo que proporcionar atención al consumidor; estoy habituada a profundizar en las incidencias de los clientes para darles siempre una solución rápida y satisfactoria.

Atención en farmacia

Técnico superior en Farmacia y Parafarmacia, mis 4 años de experiencia de cara al público en farmacias me han permitido profundizar en mis conocimientos sobre los nuevos medicamentos, y desarrollar mis habilidades comunicativas para dispensar el mejor trato posible a los pacientes.

Ingeniero en informática

Ingeniero informático con 6 años de experiencia en desarrollo de aplicaciones cliente-servidor en J2EE y 3 años en Python, y con amplios conocimientos de SQL. He participado en más de 60 proyectos de consultoría e implantación de aplicativos para la Administración Pública y el sector privado.

 

Si no sabías qué es un perfil profesional, ahora ya cuentas con la información y con herramientas suficientes para redactarlo y dotar a tu currículum de un elemento diferenciador; impactar al reclutador y hacer que tu CV resalte te ayudará, indudablemente, a destacar en los procesos de selección a los que te apuntes en tu búsqueda de empleo.

Artículos similares