Top 10 de sitios para encontrar trabajo para estudiantes

Las primeras incorporaciones al mercado laboral casi siempre van acompañadas de trabas causadas por la falta de experiencia y el poco tiempo disponible por parte de los candidatos más jóvenes, que normalmente tienen que compaginar su trabajo con sus estudios.

Crea tu curriculum profesional en minutos

Vamos a analizar la situación del trabajo para estudiantes, y qué profesiones son las más comunes para arrancar la andadura laboral mientras se continúan los estudios.

¿Cómo buscar trabajo para estudiantes?

Estudiar y trabajar a la vez es un reto que requiere de grandes dosis de esfuerzo y determinación, sobre todo por la dificultad que entraña conciliar las circunstancias académicas y laborales. Sin embargo, si de algo van sobrados normalmente los estudiantes es de energía; si eres estudiante y estás leyendo esto, estamos casi seguros de que nos darás la razón.

Los deseos de independencia económica suelen ser los factores que mueven a los más jóvenes a optar por incorporarse al mercado laboral, si bien esta incorporación suele tener por objeto complementar la vida académica temporalmente, y no reemplazarla.

También hay ocasiones en las que los estudiantes deciden buscar algún trabajo complementario con la perspectiva de adquirir experiencia y conocimientos relacionados con su campo de estudios: esta práctica es bastante frecuente en el ámbito de los estudios superiores, y está normalmente promovida por las propias instituciones educativas.

Con qué edad solicitar trabajo

No obstante, la coexistencia del trabajo con los estudios supone un escollo bastante común en los estudiantes, en tanto en cuanto existen muchísimas profesiones cuyas jornadas suelen coincidir con los horarios lectivos: el típico trabajo de oficina a jornada completa suele ser terreno vedado para un estudiante.

Por ello, normalmente los estudiantes que desean incorporarse al mercado laboral tienen que recurrir a varias alternativas:

  • Trabajar los fines de semana: los sábados y los domingos son días no lectivos, y son a menudo los únicos momentos disponibles durante la semana para realizar una actividad remunerada.

 

  • Trabajar en vacaciones: las vacaciones de los estudiantes abarcan periodos bastante largos de tiempo, en especial durante el verano. No es de extrañar encontrarnos muchos estudiantes que buscan un trabajo para ocupar su tiempo y ganar algo de dinero durante el largo periodo estival.

 

  • Trabajar a media jornada: también es posible darle la vuelta a la distribución del tiempo, y partir la jornada entre los horarios lectivos y los laborales, de tal manera que si las clases son por la mañana, el trabajo sea por la tarde (o viceversa).
Y no hay que olvidar que, prácticamente, todos los trabajos para estudiantes tienen el mismo denominador común: son empleos que requieren poca o ninguna cualificación para ser desempeñados. Aquí puedes consultar nuestras recomendaciones para encontrar empleo y preparar tu CV cuando no tienes experiencia.

De hecho, cuando nos referíamos a los empleos del mismo sector que el área de estudios elegida, estos normalmente solo son accesibles para estudiantes de último curso y/o en modalidad de beca o contrato de prácticas. La remuneración de estos trabajos es prácticamente inexistente, y funcionan más como un complemento curricular que como una vía de ingresos.

Otro rasgo inherente a los trabajos para estudiantes es la temporalidad: las compañías que contratan a estos perfiles tienen más que asumido que su paso por la empresa será relativamente efímero, por lo que estos trabajos habitualmente cuentan con un índice muy elevado de rotación laboral (y muchos de ellos, con condiciones tendentes a la precariedad).

¿Con qué edad puedo solicitar trabajo?

En España, la edad legal para trabajar está establecida en 16 años según se recoge en los artículos 6 y 7 del Estatuto de los Trabajadores.

Además, en esta normativa se delimitan y restringen las condiciones de los contratos laborales que pueden suscribir las empresas con trabajadores de  entre 16 y 18 años  (a partir de los 18 años, tales restricciones quedan suprimidas de oficio).

Por ejemplo, estas personas tienen impedido legalmente el acceso a trabajos nocturnos, o a determinados puestos de trabajo contemplados en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales; tampoco es legal que realicen horas extraordinarias.

En cualquier caso, si una persona cuya edad está comprendida entre los 16 y los 18 desea trabajar, deberá contar con una autorización firmada por sus padres o tutores legales; tal autorización no será necesaria siempre y cuando el menor demuestre que está emancipado (es decir, que viva de forma independiente).

Dos meseros jóvenes

Los 10 trabajos para estudiantes más comunes

Restaurantes de comida rápida

La comida rápida está por todas partes: hamburguesas, pizzas, bocadillos… todos hemos recurrido a estas soluciones gastronómicas, bien por gusto, por emergencia o por comodidad. La penetración que tienen los restaurantes de comida rápida en la cultura occidental es tal que casi siempre hace falta renovar la mano de obra con cierta frecuencia.

Por ello, es uno de los trabajos más elegidos por los estudiantes (sobre todo por los mayores de 18 años) dada la facilidad de compatibilidad horaria con los estudios universitarios.

A menudo, estos trabajos requieren de algún tipo de permiso de conducción (por ejemplo, los repartidores a domicilio); además, parte de la jornada suele desarrollarse en horario nocturno, propio de la hostelería.

Camarero

Siguiendo en el mismo sector, nos encontramos con otro de los trabajos estrella: el de camarero en bares, restaurantes, cafeterías, pubs… España es uno de los países europeos que más población activa aglutina en la hostelería, ya que hablamos de unos dos millones y medio de empleados, en cifras previas a la pandemia de 2020.

La gran ventaja de estos trabajos también es la no concurrencia con los horarios lectivos, siendo las tardes, las noches (amén de la pandemia) y los fines de semana los momentos álgidos de trabajo en el sector.

Dependiente

La atención comercial al público en pequeños establecimientos es otro de los trabajos más elegidos por los estudiantes: los comercios minoristas de moda son, concretamente, los grandes aglutinadores de este colectivo, abarcando tiendas de calzado, ropa de hombre, ropa de mujer, ropa deportiva y complementos varios.

El pico de trabajo de estos sectores suele también estar alejado de los horarios lectivos, acumulando sus mejores cifras de ventas en fines de semana: además, es otro sector que también está sujeto a gran estacionalidad, por lo que no es de extrañar una fuerte demanda de empleados para cubrir campañas de navidad, Black Friday o rebajas.

Socorrista

Deteniéndonos en la estacionalidad, vamos a centrarnos en el verano, ese envidiable periodo de tres meses de vacaciones que muchos añoramos (aunque no queramos reconocerlo), pero que hasta a los estudiantes se les puede llegar a hacer eterno.

¿Y cuál es la fuente de entretenimiento y descanso más característica del verano? La piscina: mediante la obtención de un título de socorrista, muchos jóvenes se ponen a disposición de los ayuntamientos y las comunidades de propietarios para garantizar la seguridad de los bañistas. Una forma refrescante y «socorrida» para ganarse un dinero en un entorno totalmente veraniego.

Profesor particular

Volviendo a la cotidianeidad y a la rutina lectiva, es frecuente encontrar a muchos niños a los que se les «atraganta» alguna asignatura: por ello, una opción bastante popular de los estudiantes es compaginar su día a día con clases particulares de refuerzo en matemáticas, inglés, química, física…

La gran ventaja de estos trabajos es que  no requieren darse de alta en ninguna empresa  para desarrollarlos: además, la flexibilidad horaria es total, ya que normalmente estos estudiantes suelen tener los mismos horarios lectivos que los más pequeños.

Monitor de actividades de tiempo libre para niños

Seguimos hablando de los más pequeños, y de un problema que afecta a muchos padres. Las vacaciones escolares distan mucho de asemejarse a las laborales, y surge la pregunta: ¿qué hago con los niños en verano mientras estoy trabajando?

Muchas familias agradecen enormemente la existencia de campamentos de verano y colonias urbanas, promovidas normalmente por los ayuntamientos: no son pocos los estudiantes que completan una formación específica para sacarse el título de monitor de tiempo libre, y reunir a los niños durante sus vacaciones para realizar multitud de actividades mientras los padres siguen trabajando.

Cuidado de niños y mayores

Cambiamos de tercio (aunque no totalmente de público), y abordamos una tarea delicada y que requiere de responsabilidad y paciencia: el cuidado de niños pequeños o de personas mayores.

La vida de muchos padres y madres transcurre íntegramente entre los niños, el trabajo y las obligaciones, y tienen muy poco tiempo libre: el babysitting ha encontrado su nicho en ayudar a estas familias a conciliar sus vidas, gracias a quedarse temporalmente a cargo de los más pequeños de la casa cuando los padres no pueden o, simplemente, desean dedicarse algo de tiempo a sí mismos.

Algo similar sucede con las personas mayores, siempre y cuando su estado de salud no revista gravedad y no requieran de asistencia geriátrica o medicalizada: este trabajo consiste en hacerse cargo de las personas mayores que no viven en residencias y que necesitan de una vigilancia eventual que sus seres queridos o parientes cercanos no siempre pueden dispensarles.

Au pair

Ahora imaginemos que esta experiencia se extrapola a un país extranjero, y se compagina con otras tareas domésticas a cambio de alimentación y hospedaje en la misma casa donde se trabaja.

Estamos hablando de un au pair, un programa de intercambio donde una familia anfitriona acoge a un estudiante extranjero que compagina sus estudios con ciertas labores domésticas.

Adicionalmente a la manutención, la familia anfitriona también podría abonar alguna cantidad diaria al au pair por sus labores: es una modalidad recomendada para estudiantes con poca carga lectiva, que tienen aquí una oportunidad excelente para aprender idiomas y vivir la enriquecedora experiencia del intercambio cultural.

Personal de supermercado

Quizá después de aquel confinamiento tan duro de la primavera de 2020, muchos comenzamos a ver con otros ojos a los reponedores y cajeros de los supermercados, un colectivo profesional frecuentemente infravalorado, y que demostró ser igual de necesario que otros servicios.

Para los estudiantes, sigue siendo un empleo clásico de los veranos: en este sector, ha quedado demostrado que siempre hace falta personal, independientemente de la época del año o de la situación económica del país.

Participación en encuestas

Internet es una vía inagotable para que las empresas obtengan información sobre sus clientes potenciales: las estadísticas que miden determinados parámetros como las intenciones de compra o los hábitos de consumo salen de  realizar encuestas  y de extrapolar sus resultados (uno de los pilares del marketing).

Pero ¿qué ocurre cuando no hay nadie dispuesto a contestar a la encuesta? Que entran en escena los estudiantes, que han crecido prácticamente «pegados» a Internet, y cuyo trabajo simplemente consiste en responder a estas encuestas a cambio de una retribución económica. Te sorprenderías de la cantidad de empresas que ofrecen en Internet estos eventuales empleos remunerados.

Preguntas más frecuentes

¿Necesitaré alguna formación complementaria para trabajar mientras estudio?

No necesariamente: algunos de los empleos que hemos analizado no requerirán de ti más que cierta dedicación y atención, pero habrá algunos trabajos en los que quizás debas completar algún curso de capacitación previo, de cara a obtener un título que te acredite para trabajar.

¿Dónde puedo encontrar trabajo si soy estudiante?

Has nacido y crecido en plena era digital: Internet será tu gran puerta de entrada al mercado laboral. Regístrate en sitios web donde abunden las ofertas de empleo para estudiantes, como StudentJob, Jooble, PrimerEmpleo o AppJobs. Y no dejes de registrarte en las plataformas más generalistas, como Infojobs o Infoempleo.

¿Cómo puedo preparar mi currículum?

Por tu escasa experiencia no podrás competir con otros perfiles profesionales, pero ten por seguro que muchas empresas están preparadas para acoger a estudiantes como tú y darles una oportunidad laboral.

Dedica tiempo a preparar tu CV y no tengas miedo a dejar vacío el campo de la experiencia laboral, ya que hay formas específicas de rellenar un currículum sin experiencia, como incluyendo actividades de voluntariado (si ha sido el caso) o enfatizando tu trayectoria académica y tu objetivo profesional.

 

El trabajo compaginado con los estudios es toda una experiencia, y los primeros pasos en el mundo laboral pueden darse a una edad temprana (siempre dentro de los límites que marca la ley). Presta atención a tu currículum, y apóyate en algunas de nuestras plantillas de ejemplo.

Artículos similares